Amigos

Se apagó el sol y la luz del día en el ocaso marchitó,
partieron las auroras en el silencio de la noche mustia,
de tus labios tersos quedaron marcadas
las huellas indelebles de tus besos en mi piel,
tu voz tiembla cuando dices:

No te aferres a un imposible
Que no nos sirve de nada,

Seremos solamente amigos.

De tus ojos amorosos
aparecen vacilantes lágrimas
inoportunas que entristecen tus mejías,
tu labios taciturnos una vez mas dicen:

¡Aunque me hayas robado el sueño,
aunque me muera por estar contigo,
seremos simplemente amigos!

(c) 2014 Bécker Fernández

Anuncios