Sayid!

Los ojos curiosos de un chico
que corre jugando inocente
se clavan al aire cuando un
ruido estruendoso invade los cielos.
En cuestión de segundos,
el corazón palpitante del niño inocente
se acelera del miedo convirtiendo
al crío en un gorrión vacilante.
Han sido muchas las sorpresas del cielo,
que permanece immutable a plegarias
y clamores de largos desvelos.
Los gritos desesperados no son escuchados,
sólo se escuchan los truenos tremendos
de bombas enormes que destruyen la tierra!
Sayid! Sayid!  Se oye a lo lejos
una madre que desespera
al escuchar mas fuerte
el ruido de aviones de guerra.
Sayidh! Sayid!  la voz de la madre
se ahoga, los estallidos enormes
ensordecen y destruyen!
Una bruma de polvo y arena, como manto luctuoso
se revuelve en el suelo, se libera una lucha de forma
gaseosa, oscura y tenebrosa que lenta e inexorable
asfixia negando a los niños, mujeres y hombres
El aire de vida, se mueren entonces,
como se mueren los peces fuera del agua divina!
El ruido infernal de aviones violentos
desaparece a lo lejos silencenciadolo todo:
los gritos de auxilio de inocentes gorriones,
los gritos de madres buscando a sus hijos,
los gritos de hombres heridos de muerte
que luchan a diario por justas razones.
Los hermanos se baten en nombre de Siria,
llenando al vasto desierto de fosas comunes
donde descansan los cuerpos sin esperanzas.
Los ninos soñaron con la paz y la calma,
Y se cerraron sus ojos durmientes
entre escombros y brumas.

Bécker Fernández (c) 2017

http://www.cnn.com/2017/05/09/middleeast/syria-chemical-attack-ward/index.html

 

Anuncios
Entrada destacada

Siria Sangrienta

Bashar al-Ásad se lava las manos con la sangre que Siria derrama a caudales.
En un suelo milenario de arenas y dunas se libera la lucha de odios brutales,
Un olor nefasto trae el aire que augura la guerra de hombres y hermanos 
Que aberrantes se baten a muerte convertidos en pobres seres humanos.

Bashar al-Ásad vive en palacio vestido de hierro,
Las casas en Siria se caen por bombas y morteros, 
En cada esquina habita una estela de muerte y horror, 
Las calles no tienen sentido, la vida no tiene un final peor. 

Se manifiestan en los ojos de niños el hambre y la muerte,
Mujeres lloran desconsoladas lágrimas del terror imperante,
Y mudo el mundo abandona a los escuálidos a su suerte.

Mi casa de muros quebrados en la noche me esconde del fuego,
Mi casa en ruinas a veces me protege del sol,
Mi casa será algún día la morada fortuita donde descanse yo.


Bécker Fernández
(c) 2017

 

Entrada destacada

La Peor de Todas II

Solo los amors prohibidos saben de tal desdén,
Por el dia cubría su rostro con fino velo,
Por las noches mojados de desvelos
Enjugaba lágrimas de un manantial recién.

No fue su intención ofender al Santo Oficio,
Sus escritos prendieron chispas en los ojos,
Se iluminaron los caminos y llegaron los enojos,
Se la llevaron a la iglesia para un santo juicio!

De aquella maravilla innata nacieron los tocotines,
Los versos alegóricos, la divina poesía,
la prosa profana, y la conderon de herejía!

Las indelebles manchas de tinta delataron su pecado,
Es cuestión de amor escribir lo que el alma siente
cuando el corazón palpita así, es que estas enamorado!

Becker Fernandez © 2017

zp_sor-juana_su-firma_signature-of-sister-juana

 

Entrada destacada

La Peor de Todas

Silenciosos y perenne guardan
Las paredes de un viejo convento
los dolores y estoicos lamentos
De Asbaje y Ramírez de Santillana.

Tus pensamientos son estrellas peregrinas,
Espacio de cometas raudos y caprichosos,
Ellos colman la oración de versos hermosos
Que adornan tus plegarias sacramentinas.

Nacistes antes de tiempo
Visionera apasionada,
Y te fuistes al poco tiempo,

No os marcheis querida hermana,
Escribid mil versos os suplico,
Que sosieguen mi alma atribulada.

 

Becker Fernandez © 2017

 

Fachada de la iglesia de San Jerónimo de la Ciudad de México. En este conjunto conventual Sor Juana vivió la mayor parte de su vida.

Entrada destacada

Caballo bayo

El todopoderoso de la tierra,
Con rostro de ceño fruncido,
Sin alma, corazón, ni sentidos,
Un mentiroso incita a la guerra!

Con decretazos quiere un gran muro,
Avasallando inocentes, el insensato
Ataca y culpa a los pobres incautos,
Enfermo de odio les niega un futuro.

Coyuntural compañeros! En el punto excto
los hechos se confunden con la realidad,
El bien es el mal y la mentira es verdad!

Montando a caballo de color ceniciento,
Habrá llegado a la tierra el cuarto jinete
Blandiendo su espada de sangre y de muerte?cker Fernandez
(c) 2017


victor_vasnetsov_-_knight_at_the_crossroads_-_google_art_project

El Sauce Llorón

Caminando rumbo a casa y a la orilla del sendero,
Estaba el Sauce frondoso de ancha mesura,
Lo encontré triste y solitario, era un viejo madero,
Que desconsolado perdía su cordura.

El viento suave mecía las ramas del robusto,
Su sombra oscura y grotesca proyectaba en el suelo
Un presagio funesto, doloroso, y sin consuelo. 
El sauce parecía un espanto entre todos los arbustos. 

Endurecido por los elementos,
Lo miré y le pregunté curioso,
Qué pena te agobia verde coloso?

Al suelo caían sus hojas,
Eran lágrimas de congojas
Disipadas todas por el viento.

Bécker Fernandez
(c) 2017
IMAG3247
Entrada destacada

Mujer y Tiempo

Los segundos se agotaron
convirtiéndose en horas.
Tierno estaba el momento tan nuestro,
Vigente las promesas de tus labios,
los besos en celo, el éxtasis de mi letargo,
Y lo poco que quedaba del desvelo.
Mis ojos embelesados
vieron vividos la luz de la luna
brillando en las cimas
cargadas de noche,
bañadas de plata,
sedientas de besos.
Yo era herrero que fundió
tu alma en la mía.
Tú, hechicera de mis encantos.
Y nos quedamos así,
sin arrepentimientos,
viviendo el momento,
pleno de versos prohibidos,
colmados de euforia,
en un lecho de historias,
en una penumbra fortuita
que nos cobijó
cansados, abrazados,
bajo la luz soñolienta.
Y nos sorprendió la mañana
Y volvieron intensos los segundos
a convertirse en horas.

 

Bécker Fernandez (c) 2016

Entrada destacada

Esencia

Eres huella a pesar del tiempo,
Prisionera imprescindible
atrapada en un momento,
Eres un minuto de suspiros,
De pensamientos precipitados
Lleno de todo lo vivido,
Eres esencia de mujer la que respiro,
Eres ausencia melancólica la que flota
En el aire con que yo vivo.

Entrada destacada

Solitario

Pidiendo que un retoño le regrese el milagro de la vida,
Carente de su corteza natural, apuntando al cielo
encontré seco a un palo lucio casi muerto, casi ido.
En la plaza, el pobrecito clavado en el suelo
era la atracción de transeúntes y curiosos,
¿de donde vino tan majestuoso coloso?
Pobre árbol ya desnudo parece solo la sombra de lo que fue.
Falto de hojas ha dejado de ser el lecho de pájaros viajeros.
Ya no es el silente testigo de inocentes y enamorados.
El viento que hizo crujir sus poderosas ramas
ahora pasa dejándolo desapercibido, abandonado,
solitario y en el olvido, ya no es el confidente de amores prohibidos,
nada queda de su generosa sombra y de su imponente figura,
apuntando al cielo se encuentra el madero de gran estatura,
¡Pidiendo que un retoño le regrese el milagro de la vida!

 

Becker Fernández

(c)2015

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: