Escondido en la torre que rasca al cielo,
Un divino Narciso sueña entre nubes
con espejos de oro y bellos querubes
Que adoran al Dios que nos llena de miedo.

El charlatan vocifera su tóxico mito,
Ve con desdén el color de la gente,
Sin piedad se burla de los indigentes,
Dice palabras convertidas en gritos.

Donde estás querido Gabriel?
No tardes más que son muchos
Los días y la vida es muy cruel.

Es un secuaz de esperanzas,
Entidad pervertida que maldice,
Mortifica y hiere como una lanza.

Bécker Fernández (c) 2017


trump-making-fun-of-handicapped

Anuncios