Solitario

Pidiendo que un retoño le regrese el milagro de la vida,
Carente de su corteza natural, apuntando al cielo
encontré seco a un palo lucio casi muerto, casi ido.
En la plaza, el pobrecito clavado en el suelo
era la atracción de transeúntes y curiosos,
¿de donde vino tan majestuoso coloso?
Pobre árbol ya desnudo parece solo la sombra de lo que fue.
Falto de hojas ha dejado de ser el lecho de pájaros viajeros.
Ya no es el silente testigo de inocentes y enamorados.
El viento que hizo crujir sus poderosas ramas
ahora pasa dejándolo desapercibido, abandonado,
solitario y en el olvido, ya no es el confidente de amores prohibidos,
nada queda de su generosa sombra y de su imponente figura,
apuntando al cielo se encuentra el madero de gran estatura,
¡Pidiendo que un retoño le regrese el milagro de la vida!

 

Becker Fernández

(c)2015

 

Anuncios

4 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s