Con promesas me hechiza
y me atrapa con caricias.
Sus poderosas olas
me arrastran como
nave al garete a un
mar de caprichos.
Lo preciso de día
y aún más por las noches
en el cuarto vacío,
cuando sueño contigo,
y te siento muy lejos,
no existe ni medio,
ni forma que el amor
me abandone,
que deje de pensarte,
y aunque sea por un instante
que deje de quererte.
Yo me siento atrapado
como gorrión enjaulado,
recuerdo tus labios fresa
musitando jadeante,
me digo por dentro,
¡que castigo mas bello!

Becker Fernandez

(c) 2015

Anuncios