La historia que escribo
me la contó una estrella
que del cielo ha caído.
Su luz moribunda
que tenue se apaga
me clava una espada
de triste recuerdos,
de besos prohibidos
que lloran de duelo
por un amor que hiere,
por un amor que vive
sumido en el olvido.
La historia que escribo
se escapa al celeste
se niega a morir sin verte,
es vacilante lucero
que ha perdido la calma,
busca el sosiego,
la paz de su alma.
La historia que escribo
me la contó una estrella
que extingue doliente
su luz reluciente,
va quedando en tiniebla
en el inmenso universo,
van quedando memorias
que mueren sin gloria.

(c) 2014 Bécker Fernández

Anuncios