Bajo el manto de la noche escribo silente,
Letras que son filosas espinas
Que hieren y sangran profundo en mi mente.

De mis manos te fuiste alzando el vuelo,
Ave presurosa apagaste la luz del cielo,
Dejaste mi alma muriendo en lo oscuro
Solitaria, errante, sin presente, sin futuro.

Del viento que intenso sopla furioso,
Yo escucho el aullido de lobos rabiosos,
Que rondan la lápida que espanta la tierra,
Y clavan mi alma con cruces de piedra.

Fresca recién cortadas las margaritas,
Que de alegrias mi vida llenaron,
Ahora se encuentran marchitas,
Inerte las flores quedaron.

Tu ausencia y la vida me inspiran dolor
Me clavan profundo, me clavan constante,
En un oscuro rincón siento el terror,
Por eso es que escribo una historia doliente,
Por eso es que vivo sintiendo a la muerte.

dead_flower_194833

(c) 2014 Bécker Fernández
Derechos Reservados

Anuncios