Mañana

Mañana cuando te encuentre
veré la luz del día diferente.

Verán tus ojos en los míos
reflejar la historia de mi vida
Llenas de muchos soles y lunas
que pasan desapercibidas.

Tu tristeza sentiré distante,
cuando tus manos se unan a las mías,
Volverán las lágrimas a caer
de tus luceros encendidos llenos de alegría.

Me arrullaras en tus brazos y
seré niño recién nacido durmiendo
En tus pechos erguidos como racimos
rebosantes llenos de cariño.

Se unirán de nuevo los cuerpos
poseídos de estertores desconocidos,
Formando de tu alma y la mía
una sola sombra de ansias y agonías.

Mañana cuando te encuentre
veré la luz del día diferente,
Como palomas enamoradas
haremos un nido bajo un alero
Cubierto de luces hecho por hadas.

Cabalgaré sin frenos tus valles y montañas,
Sentiré el fragor de nuestros cuerpos temblar
Y encantada te dejarás mil veces besar.

Mañana cuando te encuentre
veré la luz del día diferente.

(c) 2014 Bécker Fernández
Derechos Reservados

Anuncios

4 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s