Ilusión convertida en sueño,
De las estrellas rauda como el cometa
entraste a mi vida inadvertida.

Convertiste mis días en verso, soneto, y prosa,
Fuiste la historia de puro sentimiento.
Llegaste a ser el adjetivo perfecto,
el verbo vivo, mi complemento.

Hiciste de mi balbuceo la oración correcta,
Llenaste de inspiración mis poemas nocturnales.
Transformaste mis noches oscuras en auroras.

Fuiste fuente luminosa,
Lucero permanente en mis tinieblas.
Hiciste de la nada magia que borró
tristezas y escribió cuentos de delirios.

Yo fui abeja golosa en tu colmena,
Colmaste de placer mi mundo,
Mi vida se vació de amarguras.

Compartiste tu calor nocturno
Fuiste  poema incompleto,
Canción que añora a la mujer que adora.

Mas de una vez
Partiste mi corazón
en mil pedazos,
Tomaste los destrozos,
me arrullaste en tu nido,
me lanzaste de nuevo al olvido.

 

(c) 2014 Bécker Fernández
Derechos Reservados

Anuncios