Existe en ti el candor de una inocente niña,
Que tiene la lealtad del amigo,
El incondicional cariño fraternal del hermano.

En tu corazón latente vive
La abnegación eterna de una madre,
El querer profundo del amante,
El amor sincero de un padre.

No existen palabras que describan
Lo que eres en la tierra
Y lo que serás en el cielo,
Ángel guardián de mis días,
Arcángel defensor de mis noches.

Cuando de este mundo partamos en pos del horizonte,
Y el viento se haya llevado todo lo dicho,
Cuando se hayan borrado de mi memoria,
El olor, el sabor, las fresas, y la euforia,
Entonces tu y yo como almas gemelas,
viajando por las estrellas en líneas paralelas,
En conexión cósmica que trasciende el tiempo y el espacio
tu alma y la mía  juntas al fin, en el firmamento juntas sin fin.

(c) 2014 Becker A. Fernandez
Derechos Reservados

Anuncios